Técnicas de engrosamiento de pene

¿Qué es un engrosamiento de pene?

El engrosamiento de pene es un procedimiento quirúrgico que pretende aumentar el diámetro del miembro genital masculino entre 1 y 3 cm. Lo realiza un cirujano, generalmente un URÓLOGO, empleando normalmente grasa autóloga del paciente (lipoimplante, Injerto dermograso, colgajos de grasa suprapúbica), aunque en la actualidad se emplean también diversas técnicas con materiales heterólogos, como la inyección de implantes compuestos por otros materiales (inyección de ácido hialurónico, gel ruso o hidroxiapatita de calcio), o el engrosamiento de pene con láminas de colágeno.

Engrosamiento del pene Instituto Urandes

Anatomía del pene, para evidenciar el plano en el que se infiltra la grasa autóloga del paciente

¿Puedo ser candidato a un engrosamiento de pene?

Habitualmente hay varones que pese a tener una longitud de pene en un rango normal, tienen un contorno más estrecho de lo que estéticamente parecería esperable. Para ello se desarrolló la técnica de engrosamiento de pene o faloplastia de aumento, que logra aumentar la circunferencia del pene, bien con grasa autóloga (extraida del propio paciente), bien con materiales heterólogos.

Los criterios que se establecen para someterse a esta intervención tienen un componente psicológico y estético, más que físico. Sólo se obtiene una mejoría visual del pene en reposo. No mejorará el funcionamiento del órgano viril, ni la capacidad de estimulación del pene en las relaciones sexuales, así como tampoco la calidad de las mismas.

Aunque el aumento de grosor del pene va a depender en la mayoría de los casos del espesor de la grasa disponible de la persona, no es recomendable un engrosamiento total de más de 3 centímetros. Hay que tener presente que la grasa autóloga inyectada suele reabsorberse por el cuerpo parcialmente al año. Por ello no es descartable someterse a una segunda cirugía para inyectar más grasa hasta alcanzar los resultados deseados. La grasa que permanezca tras el primer año se quedará más permanente, aunque puede dar lugar a asimetrías, que deberán ajustarse a posteriori.

Técnicas de Engrosamiento de Pene, por Instituto URANDES

Para el lipoimplante primero debemos extraer la grasa autóloga del propio paciente de áreas predeterminadas

¿Cuáles son las técnicas de engrosamiento de pene?

Hasta hace poco la inyección de grasa autóloga era la técnica más común y más eficaz, por existen otros tratamientos para el engrosamiento de pene que se utilizan en la actualidad:

Lipoimplante. Es el relleno realizado a base de microinjertos de tejido adiposo del propio paciente. Empleamos anestesia local y el procedimiento consiste en extraer en primer lugar el tejido adiposo necesario de zonas preferentes: abdomen, flancos, etc., empleando un sistema de liposucción. La grasa obtenida se procesa y en un segundo tiempo es inyectada debajo de la piel del pene desde la raíz del mismo. Se reparte de forma uniforme en toda la longitud y perímetro del pene, salvo en la piel prepucial, ya que en la zona del glande no se realiza engrosamiento. La técnica permite abarcar las 3/4 a 4/5 partes de la circunferencia del pene y consigue un aumento promedio en el perímetro de 1,5 a 2 cm en flacidez e inferior a 1 cm en erección. La evaluación de resultados no debe hacerse en menos de 3 a 4 semanas y plantear entonces el repetir más inyecciones si se desean aumentos de perímetro aún mayores.

Fruto del tratamiento de engrosamiento del pene, en pacientes no operados de fimosis y no circuncidados, los pliegues de piel resultantes del desplazamiento proximal del prepucio (para descubrir el glande) presentará un mayor grosor fruto del infiltrado graso. El engrosamiento empleando el lipoimplante puede realizarse en concomitancia a un alargamiento quirúrgico de pene, bine por sección de ligamento o mediante extensor.

Como mejora de la técnica, en el momento actual se recomienda el uso de injertos de grasa enriquecidos con células madre regenerativas para asegurar la persistencia de la grasa y proporcionar un resultado todavía más natural.

Injerto Dermograso. Esta técnica requiere de una anestesia epidural o raquídea. El procedimiento consiste en generar un “forro” de entre las 3/4 partes al 100% del perímetro del pene, formado por un injerto de dermis y grasa. Dicho injerto se extrae habitualmente de la porción inmediatamente superior a los pliegues glúteos. La cicatriz generada por el defecto en dicha zona suele quedar escondida en dichos pliegues y con el tiempo será inaparente si la cicatrización es adecuada. El injerto se colocará bajo la piel. A la zona se accede a través de la piel del prepucio si no hay circuncisión, o a través de la zona de piel sobrante si hay circuncisión. De esta forma, en ambos casos la cicatriz quedará totalmente oculta. Puede ser necesaria una segunda incisión a nivel de la raíz del pene para mejorar la colocación del injerto. Sin ser obligatorio, si el paciente no está circuncidado se recomienda realizar la misma en un mismo acto para obtener un mejor resultado estético y funcional. Actualmente este procedimiento está en desuso tras la aparición de láminas de dermis acelular que acortan la duración de la cirugía y evitan cicatrices.

Técnicas de Engrosamiento de Pene, por Instituto URANDES

La técnica del injerto o implante dermograso

Láminas de Colágeno. Esta técnica emplea como material de relleno láminas compuestas por fibras de colágeno y glicosaminglicano y desprovistas de todo tipo de células y sustancia intercelular (como las marcas comerciales Integra® o Matriderm®). El mecanismo de acción consiste en la creación de una serie de “pilares” para que el propio organismo genere nuevo tejido conjuntivo en la zona, el cual proporcionará el aumento de grosor. Como sucede con el lipoimplante, pueden implantarse sin ninguna manipulación, pero actualmente se recomienda un enriquecimiento de las láminas con células regenerativas procedentes de la fracción estromal de la grasa para aumentar la eficacia del procedimiento y conseguir el mayor grosor posible. La técnica de implantación es similar a la de los injertos dermograsos, con la ventaja adicional de no crear cicatrices extras al no haber zona donante. También igual que en el injerto demograso,  se recomienda realizar circuncisión (de no tenerla realizada previamente) en un mismo acto para mejorar el resultado estético y funcional, además de evitar complicaciones. La técnica ofrece muy buenos resultados, posiblemente superiores a los del injerto dermograso y el lipoimplante, pero es más agresivo y las compilaciones pueden ser más severas. El engrosamiento final depende del número de láminas injertadas, pero no es aconsejable implantar más de tres. La técnica puede asociarse a un alargamiento quirúgico del pene.

Colgajos de grasa suprapúbica. Sólo en casos muy concretos se pueden realizar estos colgajos de grasa obtenida a nivel púbico-abdominal y trasladarlos hasta el pene. Las ventajas fundamentales sobre el resto de técnias son: 1) no tiene que prender el injerto, ya que va irrigado directamente con su propia sangre; 2) nos permite dar algo más de grosor finial al pene. La desventaja más importante es que el paciente debe disponer de un adecuado espesor de grasa en la zona donante para que resulte un colgajo viable y no deje secuelas endicho área. Se trata una vez más de un procedimiento compatible con las técnicas de alargamiento quirúrgico del pene.

¿Cuómo es el postoperatorio?

Estas técnicas pueden realizarse de forma ambulatoria, sin precisar de hospitalización. Tras la intervención el paciente será dado de alta en las siguientes 24h, salvo complicaciones. Se pauta una medicación analgésica y un antibiótico. Podrá hacer una ingesta de alimentos y agua como la realice habitualmente.

Es obligatoria la abstinencia sexual completa durante aproximadamente 1 mes. En todos los casos es de suma importancia un reposo adecuado para facilitar el prendimiento de los tejidos y evitar su desplazamiento. Cuando empleamos implantes de dermis acelular, injertos y colgajos, se asocia la colocación de drenajes para evitar complicaciones.

Técnicas de Engrosamiento de Pene, por Instituto URANDES

El postoperatorio del engrosamiento de pene no suele conllevar problemas serios, y permite hacer una vida normal en muy poco tiempo

Para el lipoimplante no se emplean vendajes en el pene, ni incisiones o drenajes, mientras que en los demás habrá un vendaje que deberá llevar entre 5 a 7 días y un drenaje durante 24 horas.

Son esperables la aparición de inflamación y equímosis en el pene, además de que se produzca una induración del mismo durante algunas semanas. En la técnica del injerto dermograso es habitual que las cicatrices localizadas en los pliegues glúteos permanezcan enrojecidas durante una tiempo variable. De forma progresiva se irán blanqueando, llegando adisimularse.

INSTITUTO URANDES TIENE LA SOLUCIÓN PARA TI.

Puedes ponerte en contacto con nosotros para recibir mas información:

Email / info@institutourandes.es
Teléfono / WhatsApp / +34 633 08 04 66

O bien déjanos tus datos y te llamamos nosotros: